jueves, 22 de febrero de 2018

El ejército romano

El ejército romano estaba formado por el conjunto de ciudadanos que eran llamados a luchar  con las armas y el equipo que se pudieran costear.
Resultado de imagen de ejército romano
Ejército romano con el símbolo del águila.
El soldado solo era llamado a leva cuando era necesario y se licenciaba cuando el peligro pasaba.
Se era apto para el servicio entre los diecisiete y los cuarenta y seis años, su servicio militar se prolongaba hasta un máximo de dieciseis años.
El soldado debía procurar su propia armadura y recibía una pequeña paga durante su tiempo de servicio, que estaba destinada, a cubrir sus gastos básicos.
 
Los largos periodos de servicio no fueron del agrado de la población, y esto dificultó el reclutamiento.
A finales del siglo II a.C., Roma se vio envuelta en una guerra contra los númidas. Ante estas dificultades Mario, cónsul romano, dio la posibilidad de que cualquier voluntario se alistara en las legiones. Se habían sentado las bases para la construcción de un ejército profesional.
Los veteranos que se licenciaban, esperaban que su general les recompensara con parcelas de tierra para tener un medio del que subsistir.
El águila era el símbolo de la legión.
La legión contaba con 5000 hombres (este número podía variar). Se dividía en 10 cohortes con 500 hombres cada una y, a su vez, en 6 centurias con 80 hombres. Cada legión contaba con una unidad de 120 jinetes y podía contar con la ayuda de tropas auxiliares de pueblos aliados de Roma.
 
Dentro del armamento que usaban, destaca:
1-El escudo, de forma cuadrada, de madera y con remaches de metal
2-El gladio, espada de origen íbero y de doble filo.
3-La lóriga o cota de malla, que protegía el cuerpo.
4-El casco o galea, que protegía la cabeza.

miércoles, 21 de febrero de 2018

El ejército romano

En sus inicios, el ejército romano consistía en el conjunto de ciudadanos llamados a luchar con armas y un equipo que pudieran permitirse. Cuando se introdujo un cierto orden en dicha organización, se establecieron unos requerimientos mínimos para ser legionario.
El soldado solo era llamado cuando era necesario y se le licenciaba en cuanto pasaba el peligro, siendo apto entre diecisiete y cuarenta y seis años, con un límite máximo de dieciséis años de servicios. Asimismo, este tenía que procurarse su propia armadura y cubrir sus gastos básicos con la poca paga que recibía. Por ello, los largos periodos de servicio no fueron del agrado de la población, lo que dificultó el reclutamiento. Hacia finales del siglo II a.C., Roma se vio envuelta en una guerra interminable contra los númidas, y esto provocó que resultara casi imposible encontrar nuevos reclutas para las legiones. No obstante, el cónsul Mario dio la posibilidad de que se alistara en las legiones cualquier voluntario, independientemente de su nivel económico.

Las legiones estaban compuestas por 5.000 hombres aproximadamente. Cada legión se dividía en 10 cohortes, con 500 hombres cada una, y estas a su vez se distribuían en 6 centurias de unos 80 hombres. Existían en torno a 30 legiones, que representaban la élite del ejército.

El águila, que había sido introducido por Mario, era el símbolo de la legión.

martes, 20 de febrero de 2018

Organización del ejercito romano

S.P.Q.R. emblema de la ciudad de Roma.
En su origen, el ejército romano consistía en los ciudadanos a luchar con las armas y equipos que pudieran costearse.
Cuando se estableció cierto orden, se establecieron unos requisitos para ser legionario. El soldado solo era llamado cuando era necesario y se le licenciaba en cuanto el peligro había pasado, siendo apto entre los diecisiete y los cuarenta y seis años.
El soldado tenía que conseguir su propia armadura y la pequeña paga que recibía era para los gastos básicos. Por eso mismo los períodos de servicio largos no eran de agrado para la población, con lo que se dificultó el reclutamiento.

A finales el siglo II a.C. Roma se vio envuelta en una guerra contra los númidas, un conflicto tan poco atractivo que era casi imposible encontrar nuevos reclutas. Se abrió la posibilidad de que los ciudadanos pobres podrían unirse a las legiones y en lugar de buscar un licenciamiento rápido esperaban que se prolongase indefinidamente. Se habían sentado las bases para el ejercito profesional. Sin embargo Mario solo había dado el último paso otorgándole mayor peso al voluntariado, ahora el único requerimiento era ser ciudadano romano.

Los voluntarios solían ser fieles a los grandes generales. Esperaban que sus generales les otorgasen parcelas de tierra a las que retirarse una vez licenciados.

domingo, 18 de febrero de 2018

Ejército romano

Imagen relacionada
Llegada del ejército romano a Hispania.
En su origen, el ejército romano consistía sencillamente en el conjunto de sus ciudadanos llamados a luchar con las armas y equipos que pudieran costearse.
 Se establecieron unos requerimientos mínimos para ser legionario.
El soldado solo era llamado a leva cuando era necesario y se le licenciaba cuando el peligro había desaparecido, siendo apto para el servicio entre los diecisiete y cuarenta y seis años. Con un límite máximo de dieciséis años de servicio a lo largo de toda su vida.
Se esperaba que el soldado procurase su propia armadura y aunque recibían una pequeña paga, estaba destinada a cubrir sus gastos básicos, ya que su principal fuente de ingresos era su granja o su negocio doméstico.
No es de sorprender que los largos periodos de servicios, no fueran del agrado de la población, lo que dificultó el reclutamiento a medida que los teatros de operaciones se alejaban cada vez más del hogar, prolongando sus periodos de campaña, de modo que los soldados reclutados siempre trataban de conseguir ser licenciados.
Hacia finales del siglo II a. C., Roma se vio envuelta en una guerra casi interminable, Mario, el cónsul romano, abrió la posibilidad de que se alistara a la legión cualquier voluntario que fuera ciudadano romano, independientemente de su nivel económico, Se habían sentado las bases para la construcción de un ejercito profesional.

viernes, 9 de febrero de 2018

Atenea

Athenea Giustiniani, copia romana del original griego.
Atenea o Palas Atenea es la diosa de la guerra, civilización, sabiduría, estrategia, de las ciencias, de la justicia y de la habilidad, en la mitología griega.
Atenea recibió culto en toda la Grecia Antigua, desde Asia Menor y la península ibérica hasta el norte de África. En la mitología romana se le adoraba con el nombre de Minerva.

Se la presenta como hija de Zeus, nunca se casó ni tuvo amantes y era imbatible en la guerra. Fue protectora de Atenas y de la región Ática y también apareció en muchos episodios de la mitología. 
Fue muy representada en el arte griego y su simbología ejerció una profunda influencia en el pensamiento, especialmente en conceptos relativos a la justicia, la sabiduría, la cultura y las artes.
Su imagen sufrió varias transformaciones a lo largo de los siglos y también fue usada por varios regímenes políticos para la legitimación de sus principios. Su identidad a sido especial apoyo para escritores ligados a los movimientos feministas y la psicología.

Una de las fabulas más famosas sobre Atenea es la fabula de Aracne, que dice así:

Aracne era hija de un famoso tintor de Tiro de Hipaipa. Aracne era tan vanidosa en sus habilidades como tejedora que comenzó a alardear de ser mejor que Atenea. Atenea convirtiéndose en anciana le dio la oportunidad de redimirse, pero ella se burló y deseó un concurso de tejido.
Atenea tejió una escena de su victoria frente a Poseidón, Aracne tejió veintiún episodios de infidelidad de los dioses.
Atenea admitió que la obra de Aracne era perfecta, pero se enfureció por su elección, que mostraba errores de dioses. Destruyó el tapiz de Aracne y Atenea se apiadó de ella y la convirtió en una araña.

domingo, 4 de febrero de 2018

Atenea

Atenea es la diosa de la guerra, civilización, sabiduría, estrategia, de las ciencias, de la justicia y de la habilidad.

Atenea recibió culto en toda la Grecia Antigua y en toda su área de influencia, desde la colonias griegas de Asia Menor hasta las de la península ibérica y el norte de África. Su presencia está atestiguada hasta en las proximidades de la India.
En la mitología romana se le adoraba con el nombre de Minerva.
La versión más tradicional de su mito la representa como hija de Zeus, nacida de su frente completamente amada después de tragarse a su madre. Nunca se casó ni tuvo amantes. Era imbatible en la guerra, ni el mismo Ares pudo derrotarla. Fue patrona de varias ciudades pero mas conocida como protectora de Atenas.
Fue una de las deidades mas representadas en el arte griego aunque con el paso del tiempo su imagen sufrió unas transformaciones, incorporando nuevos atributos, interactuando con nuevos conceptos e influenciando otras figuras simbólicas.

La fábula de Aracne
La fábula de Aracne es una adición romana posterior al mito griego clásico. El nombre de Aracne tiene el significado de "araña". Era la hija de un famoso tintor en púrpura de Tiro de Hipaipa. Se volvió tan vanidosa de sus habilidades como tejedora que empezó a alardear  de ser mejor que la propia Atenea. 
Atenea le dio la oportunidad de redimirse asumiendo  la forma de una anciana y advirtiendo a Aracne que no ofendiese a los dioses. Ésta se burlo y deseo un concurso de tejido, para poder mostrar su habilidad. Atenea tejió la escena de su victoria sobre Poseidón. Según la historia latina, el tapiz de Aracne mostraba veintiún episodio de infidelidad de los dioses. 
La propia Atenea dijo que el tejido de Aracne era perfecto, pero se enfureció por la irrespetuosa elección, que mostraba los errores y transgresiones de los dioses. Enojada, destruyó el tapiz y el telar de Aracne golpeándolo con su lanza. Cuando Aracne advirtió el disparate, se ahorcó. En el relato de Ovidio, Atenea se apiadó de ella y la transformó en araña. Este origen sugiere que el origen del arte de tejer está en la imitación de las arañas.